Para los efectos del desarrollo urbanístico de las ciudades, las municipalidades de las cabeceras departamentales y de las poblaciones de más de 10,000 habitantes deberán por sí mismas o por contrato, realizar de conformidad con las recomendaciones del caso, los estudios para implantar en sus áreas de influencia urbana, un plan regulador adecuado que contemple lo siguiente:

a) El sistema vial;

b) Los servicios públicos;

c) Los sistemas de tránsito y transportación;

d) El sistema recreativo y de espacios abiertos;

e) Los edificios públicos y servicios comunales;

f) Las zonas residenciales;

g) Las zonas comerciales;

h) Las zonas industriales;

i) Las zonas de servidumbre de reserva; y

j) Cualesquiera otros aspectos que sea conveniente determinar.