Son instrumentos que organizan el ejercicio de las competencias de los Gobiernos Autónomos Descentralizados, asignadas por la Constitución y leyes, así como de aquellas que se les transfieran como resultado del proceso de descentralización; ordenan el territorio con el objeto de definir la localización de las acciones públicas en función de las cualidades y demandas territoriales. Articula las políticas de desarrollo y las directrices de ordenamiento del territorio, en el marco del Plan Nacional de Desarrollo.

Además de un diagnóstico los Planes de Desarrollo y OT deberán incorporar:

1.La visión de mediano plazo

2.Los objetivos estratégicos de desarrollo, políticas, estrategias, resultados, metas deseadas, indicadores y programas, que faciliten la  rendición de cuentas y el control social.

3. El modelo territorial deseado en el marco de sus competencias.

En relación con el ordenamiento territorial, en el ámbito regional se enfatiza en la delimitación de ecosistemas de escala regional, el ordenamiento de cuencas hidrográficas y la localización de las infraestructuras hidrológicas, de conformidad con las directrices de la Autoridad Única del Agua; la infraestructura de transporte y tránsito, así como el sistema vial regional. En el ámbito provincial se enfatiza la integración del componente de ordenamiento territorial de los cantones que forman parte de su territorio en función del modelo económico productivo, de infraestructura y de conectividad de la provincia.